62 páginas para reflexionar


Tomás Martín; 26-11-07

El señor Brecht, un pequeño libro de relatos del angoleño Gonçalo M. Tavares editado por Mondadori, es una deliciosa amalgama de buena literatura y profunda reflexión. Cuando cayó en mis manos, después de correr a buscarlo a la librería tras escuchar los encendidos elogios que de él hizo en la Cadena SER el actor y director teatral José María Pou, me detuve en el contenido de esa especie de faja que rodéa a casi todos los libros y en la que se vierten comentarios de críticos literarios, otros escritores, etc. sobre la obra que uno tiene en las manos. Dos prestigiosos autores, Vila Matas y Saramago, avalaban el contenido de El señor Brecht. El premio Nobel portugués dice del autor: “¡Tavares no tiene derecho a escribir tan bien con solo 35 años ! ¡A uno le entran ganas de darle un puñetazo!”.

Llevado por los elogios y por la “agresividad” de Saramago, devoré las 62 páginas de que consta la obra y sí, a uno le entran ganas de darle un puñetazo a Tavares. Un puñetazo y las gracias por este regalo literario.