Arte Joven: Jerónimo Mira y José Manuel Benitez Ariza


mar-malaga-web.jpg

 

 

 

 

Exposiciones

 

 

mar-rojo-web.jpg

 

 

 

En el Real Club Náutico de Gran Canaria se realizó una exposición colectiva hasta el cuatro de marzo, en la que participaron los pintores Olga Barber, Carmina Hernández, Jerónimo Mira, Mª Victoria Simón y Cristina Suárez. Presentamos aquí alguna de las obras de Jerónima Mira, pintor mallorquí, nacido en Manacor, también poeta, y que en la muestra expuso tres obras. Mira suele acompañar sus cuadros de textos poéticos en los que refleja un mundo personal de luz y de serenidad, a través de la pintura, la arena y el barniz, materiales que son los que emplea y con los que experimenta, a pesar – todo hay que decirlo- de que el interiorismo de sus obras, tanto poéticas como pictóricas llegan en muchas ocasiones a la abstracción.

 

 

Degollar el Arte: por Nabil León

 

 

 

 

 

Eran las 20:00 horas del 23 de febrero, había llegado bastante puntual a mi cita en el Real Club Náutico, crucé el vestíbulo y pregunté. ¿Perdone, señorita, sabe si es aquí la exposición Why not? Algunos días antes me habían confirmado el lugar a través del foro de poesía en el que de vez en cuando me da por dejar algunos de mis escritos, sin embargo, aquella pregunta solo era el gancho para hallar el lugar exacto al que me debía dirigir; aquel recinto de semejanza a un a barco en su interior, se me hacía demasiado extenso como para andar sin rumbo fijo, además, una parte de mí deseaba encontrarse ya ante las obras. La verdad es que cuando llegué, me sorprendí en medio de la exposición mirando los autores para hallar los cuadros de Jerónimo. Para mi sorpresa, solo había uno suyo colgado, no muy grande y con una técnica que difería de los demás expuestos. Era la representación de una cala, quizás con un toque de impresionismo. Muy cálido en color. Anduve un rato por su alrededor intentando imaginar el autor de la obra y espiando a los que por allí andaban aún a sabiendas que no estaría. Quizás -pensaba- lleve el estilo de ropa que pasea aquel señor u aquel otro. Tras cierta demora pasé a completar el recorrido, me sorprendió la diferencia entre el primer cuadro de Jerónimo y los demás expuestos. La técnica y estructura creaban un abismo entre ambos. Los “otros” -por así decir- estaban realizados en una técnica mixta, con arena y otros materiales, eran cuadros abstractos -en su mayoría- si bien se encontraba alguno que otro con referencias a corredores u habitáculos. Los colores, -salvo los utilizados por una de las autoras, que a estas alturas ya he olvidado su nombre y cuya composición eran de estilo mas suave- empezaban a mostrarse oscuros, con cierta opacidad. Me entretuve un buen rato con las diferentes autoras llegando a olvidar mis primeras inquietudes. Ya no pensaba en Jerónimo, ni en lo que luego quizás se me exigiría. Mi vista la enfocaba primero a la etiqueta que acompañaba al cuadro. En ella leía el o la artista, la técnica en la que se había realizado el cuadro y el precio del mismo. A continuación, observaba en diferentes perspectivas la composición, tardando el tiempo necesario en pasar de unas a otras, atraído en ellas. Debo decir que para mi gusto el arte de la pintura es uno de los que más me llama la atención, aunque no sea muy dado en la materia siempre le he tenido gran aprecio y valoración.Al cabo de no mucho rato la sala comenzó a llenarse, en su mayoría, gente vestida para la ocasión, algunas parejas, familias al completo, grupos de amistad. Sin embargo parecían mantener conversaciones de tipo surrealista.  – Cariño, ¿cómo ves este cuadro, quieres llevártelo?…  

– No se mujer; ¿crees que quedaría bien al lado de la estantería?

En el instante empecé a pensar en Olga Barber, Carmina Hernández, Jerónimo Mira, Mª Victoria Simón y Cristina Suárez. Que jodido debe ser pintor y asistir al degollamiento de tu arte.

——____—————-______________————————————–______________________________——————————

 

Libros Vuelve con relatos

José Manuel Benítez Ariza presentó ayer en la Librería Rafael Alberti de Madrid su libro de relatos Sexteto de Madrid.

 

En un ambiente de calidez y cultura, como es habitual en estos “encuentros” que la Librería lleva ya años realizando, dio lectura y presentación a sus textos. José Manuel es escritor de alto vuelo; ya lleva sobre sus espaldas distintas publicaciones. En fecha tan temprana como mayo del 2002 ya realizó una lectura en esta misma librería, a la que tuve el placer de asistir, presentando su libro Cuaderno de Zahara.

Fue el segundo “encuentro” de esta librería- el primero fue el 15 de marzo de ese mismo año y se eligió a Bernardo Atxaga-.

Decíamos entonces de él “Es un hombre joven, José Manuel. Tímido, observador y callado. Se esconde detrás de sus gafas. Tiene la voz escueta. Baja y breve. Pero cuando recita, lento, lento, crece como las espigas.

José Manuel habla lo justo y escribe lo necesario”.

Después de esto, José Manuel escribió algunos libros sobre cine, algunos relatos y actualmente es cronista cultural del periódico El Mundo. Promete su libro; aunque él ya no es una promesa sino una estupenda realidad; joven y además – me parece a mí- algo heterodoxa; lo cual está muy bien para los tiempos que corren.

Alena.Collar